sábado, 19 de octubre de 2013

Mío.


Lo siento tan mío...
y sin embargo, no soy su dueña;
¡ni quiero serlo!
No deseo ser su vida
solamente pretendo viajar a su lado 
por el tiempo que el azar decida;
capturar la eternidad de un segundo
 la magia de su mirada en un día, 
quiero absorber el sonido de sus risas
y suturar sus heridas...

Lo siento tan mío...
y sin embargo, no soy su amo; 
lo siento mío... tan mío, 
porque lo ata libremente su cariño
porque lo atrapo tras mis párpados
y lo veo al cerrar mis ojos; 
lo siento tan mío...
porque llevo el recuerdo de sus besos 
encadenados en la piel; 
mío... porque día a día
con sus palabras consuela
y con sus acciones se entrega. 

Lo siento tan mío... y ¡es tan mío!
que lo afirmo como verdad absoluta,
que me vibra en los labios su nombre...
y me enciende el alma al llamarlo "Mío"
Mío, no por conquista o posesión, 
mío porque es parte de mi vida,
como mis sueños y mis locos desvaríos,
como mis versos y mis suspiros...
mío porque es parte de mi ser
al igual que mis sonrisas. 

Vicky Arizpe B. (Sayuri) ©

4 comentarios:

  1. La pertenencia va implícita en todo lo que se comparte y entrega. Sólo así se logra ser de alguien.

    Dulces besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo mas intenso de la entrega, ser de alguien siendo libre!!!
      Besos Dulce.

      Eliminar
  2. Hermoso poema , versos plenos de sentida sensibilidad de posesión del ser amado sobre todo predominando el amor ...
    Hermoso!!!
    Un afectuoso abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, me alegra que te guste. Un abrazo a la distancia!

      Eliminar